Conversaciones enredadas sobre libros

Por Javier Celaya

Una de las características más significativas de los buenos lectores es que se pasan el día conversando e intercambiando recomendaciones sobre sus lecturas con personas de su entorno. Casi todos los profesionales de la comunicación coinciden en que el famoso “boca-oreja” entre lectores es el marketing más eficaz para promocionar un libro. Si de alguna forma tenemos que explicar el impacto de los blogs, wikis, foros, podcast, etc. en la comunicación social es reafirmando que son herramientas que fomentan una conversación en red entre lectores.

Las nuevas tecnologías han acrecentado la creación de múltiples comunidades con los mismos gustos, aficiones, tendencias y/o opiniones. El sociólogo Dunbar sostiene que la mayoría de las personas mantienen relaciones sociales permanentes y fluidas con alrededor de 150 personas (familia, amigos, trabajo). Con la llegada de Internet y especialmente con la masiva utilización de blogs, wikis, SMS, podcasts, chats, etc. una persona puede incrementar su comunidad de “conocidos” entre 500 y 1500 personas, según su grado de aportación de información y conocimientos1. No obstante, existen todavía demasiados profesionales del sector del libro (editores, libreros, bibliotecarios, profesores, Ministerios y Consejerías de Cultura, entre otros) que siguen teniendo muchas dudas acerca de la eficacia de estos nuevos medios de comunicación a la hora de fomentar la lectura de libros.

Gracias a la llegada de las nuevas tecnologías sociales nuestros jóvenes escriben y leen más que nunca, intercambiando todo tipo de textos e imágenes para compartir sus gustos y aficiones con su comunidad de amigos y familiares. Puede que no lean los clásicos, ni la Biblia, pero debemos reconocer que nunca hemos disfrutado de tanto diálogo escrito.
Aunque los índices de lectura en nuestro país siguen siendo muy bajos en relación con otros países de nuestro entorno europeo (cerca del 50% de los españoles no lee ningún tipo de libros, revistas ni periódicos) contamos hoy en día con una de las generaciones de jóvenes que más escribe y lee de nuestra historia.

Nunca hemos disfrutado de tanto diálogo escrito. Espacios como MySpace atraen cada mes a más de 35 millones de jóvenes que visitan más de 22.000 millones de páginas que otros adolescentes han creado en estos espacios públicos de conversación juvenil e intercambio de información. En estos blogs, los jóvenes escriben sus ideas, conocimientos, frustraciones, retos o creaciones. ¿Cuántos padres, profesores, editores o bibliotecarios han entrado en estos espacios públicos juveniles para conocer los gustos y aficiones de los jóvenes?

En la nueva era de la participación, los nuevos lectores de libros ya no quieren limitarse a recibir información sobre un nuevo libro, sino que, además, el público lector quiere interactuar en el proceso informativo y creativo del libro. Los nuevos lectores quieren compartir sus lecturas con otros lectores, quieren opinar sobre las reseñas que leen en los medios tradicionales, quieren recomendar libros a otros lectores, y algunos se atreven a compartir con otras personas el proceso creativo de una determinada obra aportando conocimientos, reflexiones, recomendaciones, etc.

Hasta hace poco tiempo las personas que ejercían la función de recomendar libros eran los libreros, bibliotecarios, reputados críticos de suplementos literarios, algunos tertulianos de radio y televisión o columnistas de opinión en la prensa escrita. Con la llegada de los nuevos medios digitales las editoriales deben tener en cuenta el alto potencial de interconexión entre los lectores de libros. La tradicional segmentación de mercados ha sido reemplazada por una red de comunidades, dentro y fuera de la Red (comunidades de ciencia-ficción, novela negra, novela romántica, libros de gestión de empresa, poesía, etc.). Cuanto más conectados estén sus potenciales lectores entre sí, más dependerá una editorial de las nuevas tecnologías para dar a conocer un nuevo libro. Si los lectores de libros se informan cada día más a través de Internet y tienen en cuenta las reflexiones y recomendaciones de estos nuevos líderes de opinión, ¿por qué la mayoría de las editoriales ignoran a estos nuevos medios en sus estrategias de promoción de libros?

Dado el alto potencial que tienen los blogs en el fomento de la lectura y en la construcción colectiva del conocimiento, más vale que los profesionales del sector del libro empiecen a familiarizarse con estas nuevas herramientas y con el lenguaje multimedia de la comunicación (sonido en formato podcast, imágenes e hipertextos, videoblogs, fotoblogs, etc.), y sobre todo que vayan pensando en el papel que jugarán como herramienta educo-comunicativa en sus futuras acciones de fomento de la lectura y apoyo a nuevas formas de creación literaria.