Blogs en México: posibilidad de una nueva democracia

Por: Ricardo Cortizo y Ruy Feben, Trespuntocero.net

El proceso electoral vivido en México durante el 2006 ha dejado en claro que Internet es ahora una herramienta para conformar opinión y hacer propaganda política. Mientras que en otros países los políticos han aprovechando el medio para presentar su propaganda, sus propuestas y proyectos, el caso de México ha sido muy particular. El uso de los blogs en las campañas rumbo a la elección del próximo presidente mexicano fue muy pobre a nivel político pero grande a nivel social. Los blogs creados por ciudadanos aportaron gran cantidad de opiniones, críticas y propuestas; incluso los hubo apasionados, partidarios recalcitrantes de uno u otro candidato. Al final de la contienda, un número importante de blogs están por hacer historia. No se ha visto nunca una participación ciudadana a nivel político y periodístico como el que se pretende realizar en las elecciones del 2 de julio. Los bloggers no sólo realizarán una cobertura del día electoral, sino que, entre ellos, crearán una red de información, en forma de un agregador de feeds, que presentará la información que cada uno de esos bloggers realice en la República Mexicana, haciendo de Internet un verdadero espacio público, un “sexto continente”.

Más cerca que España y menos que Estados Unidos

La colindancia de México con Estados Unidos no está relacionada directamente con la adopción de sus estándares políticos ni con su vanguardia tecnológica. Mientras que los norteamericanos ya están acostumbrados a la palabra blog y la utilizan con frecuencia, solamente un sector poblacional mexicano comienza a comprender qué significa. Los medios de comunicación en Estados Unidos ya desarrollan blogs en forma, y los ciudadanos utilizan el formato para presentar noticias frescas. Por otra parte, los medios mexicanos siguen desmenuzando el término para comprenderlo y adoptarlo, y los blogs, lejos de ser medios informativos, funcionan como espacios de socialización, reflexión y toda clase de análisis de la información mediática, obtenida casi siempre a través de dichos medios masivos de comunicación.

Por otra parte, España está empapándose del fenómeno mediático que representan los blogs. Éstos se reproducen exponencialmente, comienzan a echar raíces entre la sociedad, se reproducen a nivel ciudadano y crece su credibilidad. Los partidos políticos comienzan a pensar en crear las bitácoras de sus partidos o preparan “una renovación tecnológica”. En México, los medios tradicionales, en particular la radio, los diarios y revistas, enfatizan el crecimiento de la comunidad blogger nacional, los siguen constantemente y comienzan a ser fuente de información para sus reportajes y notas. Sin embargo, sólo uno de los cinco partidos políticos que contienden por la presidencia ha abierto un blog, sin el éxito esperado, ya que no comprendieron los conceptos básicos del blogging: que los ciudadanos pudieran dejar sus comentarios y opiniones libremente y que los líderes partidistas las leyeran y tomaran en consideración. Sería una forma de acercamiento entre los políticos y los ciudadanos y de hacerse escuchar. Inclusive, si los escribieran los propios candidatos, sería una forma de conocerlos mejor. Si los candidatos a la presidencia en México hubieran sabido aprovechar la herramienta, probablemente habrían tenido el éxito que obtuvo Michelle Bachelet en Chile, donde su blog aportó un enfoque distinto a una campaña tradicional y acercó a la candidata a la gente, con el éxito reflejado en el resultado electoral. Sin embargo, los políticos dejaron casi todo el espectro virtual de lado, utilizándolo apenas como extensión de la propaganda mediática o como forma de repartición de volantes virtuales vía e-mail.

Esto no significa que los blogs en México no se hayan convertido en todo un tema de discusión en medios de comunicación y entre la elite tecnológica que tiene acceso a ellos, e incluso entre los mismos políticos. Sin embargo, la discusión ha girado en torno a la existencia de los blogs como producto tecnológico, y, cuando más, en su dimensión informativa. Temas como periodismo y blogging, los nuevos gadgets que permiten mejorar la práctica de bloguear, y demás temas relacionados casi exclusivamente con la dimensión tecnológica e informativa de estos nuevos espacios. Cuando este nivel de reflexión se conjuga con el momento político, la imagen es clara: de cara a las elecciones, los blogs apenas representan para políticos, partidos y medios de comunicación en general una nueva forma de hacer propaganda, sobre todo entre la elite y la clase media. Partidos y candidatos entienden Internet, y todo lo que este medio engloba, como meras herramientas de publicidad directa, sin entender a ciencia cierta lo que sucede en estos espacios virtuales.

La sociedad en campaña

Contrario a lo sucedido con partidos y candidatos, los ciudadanos tomaron la iniciativa y comenzaron el debate en la red. En lo que va de este año, el número de blogs especializados en política se triplicó. A unos días de las elecciones, es factible asegurar que no existe un solo blog mexicano que no haya hablado en algún momento de las campañas políticas, de los candidatos o de los probables resultados. La sociedad ha estado en una campaña constante que probablemente fortalecerá los espacios en la red que han sido creados para la participación política ciudadana, para la producción de periodismo 3.0 y para la toma de decisiones futuras.

La sociedad ha tomado estos espacios de formas mucho más complejas de lo que la elite política percibe. No sólo ha ejercido Internet como un medio libre, independiente, imparcial y voluntario, a través de periodismo ciudadano, sino que ha convertido la red en espacios públicos. Algunas informaciones se generan en este espacio; pero más importante que esta generación de datos, es la discusión que de ellos se hace a través de la red. Viéndolo en perspectiva, encontramos una disonancia clara entre la percepción de los políticos y el uso de los ciudadanos: mientras que los primeros conciben Internet como un gadget al servicio de la propaganda, los ciudadanos han tomado Internet como una plaza pública, un espacio donde la información se socializa, debate, construye y utiliza para conformar opinión.

Sin embargo, al calor de las próximas elecciones, este espacio construido por ciudadanos a través de los blogs no ha dejado de padecer muchos de los vicios del contexto nacional. Se podría pensar que los blogs, al ser medios libres, independientes y abiertos, tendrían una naturaleza que llevara casi por inercia al diálogo. Lo cierto es que el caso mexicano no ha demostrado esa premisa: en muchísimos casos, los blogs especializados en política han tomado posturas cada vez más irracionales y fanáticas, siguiendo la tendencia de concebir al blog como meros medios propagandísticos. Claro que se observaron todas las tendencias, desde los que no apoyaban causa política alguna hasta los más apasionados partidistas. Sin embargo, la nota común ha sido una pasión provocada por el momento que se vive en México: las elecciones presidenciales más cerradas de la historia nacional. La diferencia entre los tres contendientes principales es de menos de seis puntos porcentuales, que tomando en cuenta la participación y el abstencionismo que se prevé, representan menos de 2 millones de votos en un país con 71 millones de electores.

Más allá de tomas de postura y extensiones de la realidad mediática mexicana, los blogs han demostrado que la ciudadanía que tiene acceso a ellos no los percibe como medios estáticos o como escaparates virtuales. Los bloggers, quienes escriben y leen, opinan y comentan, ven en estas nuevas posibilidades verdaderos espacios públicos, en los cuales sucede tanto la filiación apasionada, como la reflexión sesuda. Lo que queda claro es que los blogs representan participación y voz para una parte de la sociedad mexicana que se sentía fuera de toda posibilidad de hacerse escuchar. Sea política o no el tema, quienes están interactuando en México con estas herramientas, ven cada vez más claras las posibilidades de uso, interacción y participación que significan.

Mirada Pública | Elecciones 2006

Es bien conocido que los blogs suelen fortalecerse en momentos de crisis. Ejemplos de ello son los atentados en Estados Unidos, Madrid y Londres que se vivieron en los últimos cinco años, así como en la guerra de Irak y el desastre causado por el tsunami en Indochina hace algunos meses. La sociedad aprovechó para presentar información de primera mano a los ciudadanos y a los medios, a aquellos que estuvieron cerca pero no vivieron la misma realidad, o que simplemente querían conocer puntos de vista distintos de los oficiales. Acrecentaron la importancia de los blogs con el simple hecho de tomar fotografías o videos del momento y agregarlos casi al instante en sus bitácoras personales.

La guerra que vive México no es física, sino mediática. Los políticos pusieron las frases, las armas y los medios el terreno de batalla. El próximo dos de julio observaremos un ganador y los blogs mexicanos, tanto personales como especializados, pretenden presentar los pormenores de la contienda desde su propia trinchera, y hacer de su espacio público virtual un auténtico foro donde la información se socialice, analice y construya.

A diferencia de lo sucedido en Estados Unidos y Europa, en donde la información corrió sin tener una dirección fija, los bloggers mexicanos se están organizando para presentar la información desde un solo lugar, lo que representa un esfuerzo sin precedentes en la historia de la blogósfera. Por medio de un agregador de feeds, las notas que desarrollen cientos de bloggers dispersos en el territorio nacional harán parte de ejercicio. El principio del proyecto fue el portal Mirada Pública (http://elecciones2006.miradapublica.com) . Este proyecto único en su género tendrá como propósito primordial demostrar que los blogs pueden tener un peso específico en la política mexicana y que pueden ser una fuente de primera mano de la información que requieren los medios masivos para desarrollar una nota periodística. A la red de Mirada Pública, conformada por cerca de cincuenta bloggers en participación activa, se han unido otras redes, y son muchos los bloggers ajenos a la red que estarán de cualquier modo monitoreándola y nutriendo sus opiniones desde ella.

Si bien no será posible medir el impacto de esta iniciativa en el desarrollo del proceso electoral, es un hecho que sienta un precedente. Este ejercicio se desarrolla en etapa electoral, lo cual sin duda tiene una importancia grande y expresa la voluntad de participación de una parte de la sociedad. Pero pensar en este tipo de usos en un cotidiano político puede resultar aún más interesante. Foros de discusión que se alimenten desde muchos frentes, asociaciones capaces de crecer a niveles importantes gracias a la interconectividad, reclamos ciudadanos que puedan nutrirse y hacerse oír a través de la red. En un país como México, donde la política se relaciona tradicionalmente con políticos y con elecciones nada más, la existencia de este tipo de espacios de participación ciudadana podrían cambiar por completo la interacción de la sociedad con su vida política.

Si bien la blogósfera mexicana está creciendo poco a poco, el impacto mediático que este proyecto obtenga hará que los blogs atraigan la mirada de la clase política nacional y, probablemente, dejará pensando a más de uno sobre la importancia que los blogs, sin sustituir a los medios tradicionales, pueden tener en futuras elecciones estatales y federales, así como en otros procesos ajenos a la mera práctica electoral, pero inherentes a la vida democrática. La sociedad tiene una voz que es mucho más que un voto, y su organización gracias a los blogs lo está demostrando.